Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

miércoles, 15 de febrero de 2012

La insoportable levedad del ser (civilizado)

El mundo ha estado gobernado desde la época mesopotámica por una serie de mafias constituidas por lo más violentos. La historia no es más que la lucha encarnizada entre estos grupos mafiosos por la apropiación de los excedentes de producción generados en base al trabajo de las personas y al cambio tecnológico. Desde la invasión de Egipto por Roma, hasta la última compra apalancada, intervención del FMI o escándalo financiero lo que subyace es lo mismo: élites mafiosas de uno u otro bando tratando de quedarse con las riquezas del otro. El resto de la población (los dominados) tratan de sobrevivir entre las escasas grietas que existen en esta violencia generalizada, mientras imploran a Dios, a Alá, a Khrisna a Júpiter o a Osiris el no ser tocados en alguna de estas batallas.

De vez en cuando la historia nos la oportunidad de contemplar de forma descarnada la realidad real. Esto sucede cuando un régimen “formal” se agota y su máscara de institucionalidad, ideología y legalidad se va al traste dejando al descubierto las mafias violentas que en realidad gobiernan. Solo hay que contemplar el caso de la Unión Soviética y su montaje ideológico de marxismo, socialismo, patria y ateísmo. Al caer el velo por inviabilidad económica lo que deja al descubierto es una inmensa red criminal que no duda en ejercer la violencia hasta donde haga falta para seguir en su sitio. Lo mismo sucede en los Estados Unidos con el montaje ideológico de libres mercados, capitalismo, patria y dios: cae también por inviabilidad económica para dejar al descubierto inmensas redes mafiosas. Lo mismo sucede en todas partes cuando los dominados cuestionan seriamente todo el montaje ideológico de las mafias que les dominan: fuera máscaras.

Redes mafiosas que gobiernan a la vez que se cubren de una gruesa capa de ideología, teorías acerca de cómo deben funcionar las cosas, cuerpos de leyes y religiones de forma de no escandalizar a los dominados. Los dominados a su vez creen porque necesitan creer en aras de proteger su ego y apartar la vista de su indigna e insoportable condición de permanentes expropiados. La alternativa a creer en el sistema es la violencia desatada, a esto se reduce cualquier civilización. Todo un inmenso e increíble montaje pretendiendo maquillar el verdadero origen: la violencia desatada al verse sometidos los humanos a un sistema de relaciones mutuas que debido a su biología emocional no se encuentran en capacidad de manejar.

Esta violencia no solo se circunscribe al ámbito de las relaciones humanas, también se extiende a absolutamente todo: las otras especies, la naturaleza, la crianza de los niños llegando a ese pináculo de violencia de todo tipo que es considerado con orgullo el mayor logro de toda civilización: la mega ciudad. Desde Ur hasta New York son solo una representación a gran escala de la apropiación violenta de excedentes producidos por otros. Unos mediante la violencia física pura y dura y otros mediante la violencia psicológica y el adoctrinamiento desde la infancia.

Durante el paleolítico el ser humano no distaba mucho de ser un animal al límite de la supervivencia con una corta esperanza de vida. El advenimiento de la agricultura ha aumentado considerablemente su capacidad de supervivencia, pero al mismo tiempo le ha convertido en un animal mantenido en cautividad y sometido a la violencia desde su nacimiento. Con toda probabilidad aquí se encuentra el origen de la neurosis generalizada que ha exhibido la humanidad durante toda su historia de civilizaciones.

La civilización es estable solo cuando los de abajo internalizan que alguna vez llegarán a estar arriba. Esto es imposible, una pirámide es eso: pocos arriba y muchos abajo. La ilusión de llegar a estar arriba algún día se mantiene en base a eso que llamamos crecimiento, que no es más que constantemente ensanchar la pirámide por debajo. Así todos creen que suben, pero no es cierto: simplemente existe más gente, se consumen más recursos y la cúspide sigue siendo la misma solo que ahora es más poderosa al comandar una pirámide más grande. El final de todo esto siempre es el mismo: muerte por agotamiento de recursos.


El enlace del original de la página heterodoxia está roto y por eso lo traigo aquí, para que perviva.
http://www.heterodoxia.info/?p=1258

2 comentarios:

  1. Hola Uno de Tantos!!
    veo que entre tus blogs que sigues no está "Heterodoxia.info", pero aquí copias un artículo, buenísimo por cierto.
    Mira, han quitado ese blog, heterodoxia, y estoy buscando la forma de acceder a todos los artículos. No quería perderlos. Es una información completísima ¿se te ocurre alguna forma de hacerlo? dime algo, por favor. Gracias!!!

    ResponderEliminar
  2. Aquí puede encontrar algunas opciones pero creo que no es lo que busca:
    http://www.transicionestructural.com/transicion-estructural/se-despide-heterodoxia-info/

    Algunos miembros de ese foro opinan que el autor ya no escribe en el blog heterodoxia tal vez porque esté escribiendo abiertamente en un diario público y tal vez sea este señor:
    http://www.vozpopuli.com/archive/23/201201

    ResponderEliminar

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.