Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

sábado, 22 de enero de 2011

Reflexiones blogueras

No me agrada perder el tiempo hablando de la SGAE en el blog. Considero que hay otros problemas realmente importantes que tratar y asuntos más interesantes que divulgar.

Cuando lo hago es porque me indigna cualquier noticia puntual y me caliento. Como este bloc (vease la cabecera para explicaciones sobre la grafía) me sirve habitualmente para foguear mis exabruptos, pues aquí los vuelco. Pero no cumple con la finalidad para la que estaba previsto. Mi intención era tratar otros temas. Bien es cierto que esos temas requieren un abordaje más profundo y no puedo tratarlos ultimamente por falta de tiempo, y los exabruptos me sirven para mantener un ritmo de publicación a la par que desahogo (léase pataleo). Pero a veces uno tiene que pararse y reflexionar un poco para ver a donde quiere llevar un proyecto, por humilde que sea tal que este bloc de notas.

Hoy quiero hacer una de esas paradas y reflexiones. La razón última por la que se pueda producir el escandaloso comportamiento de la SGAE no es sino la misma que nos ha llevado a sufrir la crisis con más fuerza que en otros países. La misma que perpetúa a nuestra clase política como una casta de sanguijuelas privilegiadas.

Para verla no hay como mirar a otros países en los que no hay según que desmanes y comparar a su ciudadanía con la nuestra. Allí donde busquemos en países serios veremos que son cívicos, son civilizados y su población no es tan mezquina como la nuestra. Tienen sus politicuchos, cierto, pero estos no han llegado al grado de ignominia de los nuestros. En todos lados se cuecen habas. Pero al menos en esas otras sociedades, cuando la cosa se pone fea, se ponen serios. No salen los salvapatrias de turno a rascar para su saca mientras los vendepatrias de otro lado esquilman a diestro y siniestro. Este país ha sido jauja demasiado tiempo y a falta de cultura social y cívica, tenemos nuestra particular cultura del pelotazo. Tal vez sea el maldito sentido ambivalente católico de fanatismo, ignorancia y arrepentimiento; tal vez sea el carácter mediterráneo. No lo sé. El caso es que estamos como nos merecemos. En mi opinión esa razón es la crisis de valores de este país. La iniquidad que nos aflije no es otra que nosotros mismos. España está podrida en su esencia y todo lo demás que se critica desde esta páginas no son más que sus síntomas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.