Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Nuevos medios de desinformación: ¡ahora con más vaselina!

A continuación expongo algunas reflexiones a vuelatecla sobre los métodos básicos para intoxicar la opinión pública.

Desinformación masiva. Mejor que la censura.

- Desinformación por volumen. Mucho ruido y pocas nueces. La distribución de contenidos del informativo está ocupada en su mayoría por no-información o seudo-noticias inútiles para atontar: anécdotas, sucesos, varieté (ocio al estilo pan y circo) y deportes (subsección de ocio que ha cobrado entidad propia en un país de subnormales profundos). Ocasionalmente algo más de relleno con encuestas chorras o reportajes estúpidos. No necesitan mentir, es todo paja intrascendente y vacía que nada tienen de noticias. Además sirve para alimentar la carcoma que roe los cerebros de la población (grandes hermanos, operaciones triunfales, conciertos, etc).
También hay una sección de puterío político, pero representada a un nivel tan superficial que no dice nada, sin dejar de ser un teatrillo de marionetas para distraer al personal.
Todo esto permite que con el paso del tiempo para el espectador no haya forma de discernir qué es información realmente importante y qué es superficial, relleno, farfolla, ruido de fondo.


- Desinformación de fundamento. Las noticias se presentan desprovistas de su contexto. Sin los antecedentes que propician los hechos, es decir, sin los fundamentos en que se basa. Se puede hacer porque la población es ignorante y además así se evita que deje de serlo. Fomenta el acriticismo.

- Desinformación intencionada. Por intereses "ideológicos" (entiéndase por ideológico = económico o si acaso el bando de imbecilidad política de turno propiciado por este), puede ser falseamiento de la verdad o mera ocultación. Aquí entran también las opiniones dadas como noticias. A cambio hay noticias que simplemente "no existen" en el circuito convencional de noticias: múltiples casos de apagón informativo sobre temas que no interesa tocar. Es el único método desinformativo que necesita de estratagemas como las falacias argumentales, llegado el caso de que sea necesario mentir descaradamente.
También sirve para marcar las líneas de pensamiento correcto, aleccionar en la corriente apropiada del nuevo pensamiento colectivo.
Ministerio de la Verdad.


- Desinformación de grado (de intensidad). Aquí entran los dos extremos. Por lo alto la espectacularización (hacer más visible algo que no es noticia, véase la sección de sucesos antes mencionada para rellenar "una mujer ha sido mordida por su perro en Pernambuco") que puede servir tanto para insensibilizar ante la violencia (el mundo es horrible) como para acojonar al personal (te puede pasar a tí). Se relaciona con el siguiente mecanismo desinformativo, la saturación.
En el sentido opuesto la trivialización (el bombardeo constante de catástrofes para hacerlas cotidianas, también sirve para insensibilizar por otro método, la cotidianización). Se sirve de aquella regla de proporcionalidad inversa entre el número de muertos necesarios según la distancia en kilómetros para que salga en las noticias el incidente.

- Desinformación por saturación (grado de flujo). Alud de datos en bruto sin procesar. Aprovecha que no podemos ser expertos en todo. Más bien nos sucede todo lo contrario, cada vez sabemos menos con certeza. Cuando no se puede evitar que salgan los datos fríos, hay que sepultar a la gente en una avalancha de información que sea tan infumable que no de tiempo a digerir. Datos absurdos e innecesarios, atracón de cifras poco reveladoras y poco comprensibles en conjunto. Este tipo de desinformación es útil frente a los casos raros que aún mantengan cierto grado de curiosidad para escarbar en la información. Aquí entra la globalización, interné y todo este sarao.

Por último y no menos importante, está el factor de aborregamiento voluntario. Porque en el fondo, a la masa, las noticias se la traen floja. Lo único que le importa es como se ve su tele de plasma para que le fría más y mejor el celebro, que su cochazo tenga más caballos que el del vecino, que se pueda ir de parranda y que gane la selección. El más fácil de engañar es aquel que quiere ser engañado ¿no?

Todo ello siguiendo la vieja fórmula del Pan y Circo. Ya saben, queridos lectores, el Circo entretiene y a la vez disuade porque "el león te puede comer a tí la próxima vez".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.