Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Control mental y pensamiento femenino

Hace tiempo que recibí las imágenes que ilustran este postio. Me las mandó una amiga a la que expliqué tiempo antes la teoría de las "princesitas disney", o de como toda una generación de mujeres capaces y competentes se ha visto lastrada por la fustración. Una frustración que en mi opinión procede del bombardeo audiovisual sistemático al que fueron sometidas esas mujeres de niñas, mediante arquetipos edulcorados de lo que supuestamente debe ser una mujer. Un lavado de cerebro del que Disney es el perfecto exponente.

Las fotos son de Dina Goldstein y la serie se titula: Princesas Caídas. Una visión realista de lo que viene detrás del "y vivieron felices para siempre" de los cuentos anglosajones.

Cenicienta pasadas las doce:


Blancanieves y sus nuevos enanitos:


Caperucita Roja y las viandas hipercalóricas:


La Bella (sin comentarios)


Hoy me he decidido a hacer este postio porque una "noticia" del telediario -esas que sirven para rellenar en vez de contarnos qué demonios pasa en el país y el mundo- contaba que La Bella y La Bestia ha cumplido 20 años. Una historia que gira en torno a la idea de que La Bella aguante a La Bestia, un tipo cuyo atractivo esencial es estar forrado... ¿acaso hay un mejor ejemplo de programación mental?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.