Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

lunes, 4 de abril de 2011

El supuesto ateísmo de Hitler

Existe el mito falaz de que el nazismo fue un acto de ateísmo galopante, y se ha difundido que el mismo Hitler era ateo. Nada más lejos de la realidad, según podemos ver en los textos históricos. Hitler fue un católico bastante contumaz.



Discurso de Adolf Hitler en Berlín el 24 de Octubre de 1933:
"Hemos restaurado la fe a sus prerrequisitos porque estamos convencidos de que la gente necesita [sic] y requiere [sic] esta fe. Hemos por tanto asumido la lucha contra el movimiento ateo, y eso no solo con unas meras pocas declaraciones teóricas: lo hemos aniquilado".
Baynes, Norman Hepburn (1969). "Los discursos de Adolf Hitler, Abril 1922 - Agosto 1939". H. Fertig. pp. 378.

En cambio tenemos una cita posterior que nos ilustra cual es su "confesión particular" reconocida
"Soy ahora, como antes, católico, y siempre lo seré."
Adolf Hitler, al general Gerhard Engel, 1941.

La providencia ha causado que sea católico, y sé por tanto como manejar esta iglesia.
-Adolf Hitler, Berlin 1936.

Además la creación del Ministerio de Asuntos Eclesiásticos en 1935 y puesto bajo la dirección de Hanns Kerrl tampoco deja duda de la postura oficial de proximidad del partido nazi con algunas opciones religiosas. Por otra parte, existieron también tensiones entre las raices judaicas del catolicismo y el antisemitismo nazi, a ojos de ideólogos como Alfred Rosemberg.

Tampoco podemos asumir a pies juntillas sus palabras. Hitler, ante todo, era un iluminado. Cuando le interesaba, su movimiento bebía por igual del paganismo nórdico y del esoterismo con tal de controlar a las masas. Al menos podemos asumir que era uno de los motivos por lo que permitió que Rosemberg iniciase las campañas de propaganda basada en la mitología nórdica. Esto no quita que las declaraciones en las que asevera ser católico están ahí, mientras que no hay declaraciones en las que se declare seguidor del paganismo, ni mucho menos hay NI UNA SOLA DECLARACIÓN en la que se declare ateo. Por tanto, cualquier presunción que diga que solo era católico de boquilla para tener un beneficio político, carece de fundamento histórico documentado. No existen declaraciones públicas suyas en ese sentido ni escritos de su puño para decir tal cosa. Lo que si tenemos es una convivencia y una connivencia entre ambas agrupaciones, la iglesia católica y el partido nazi.

Lo que sí tenemos es que del otro lado de la ecuación tampoco se cortaron mucho a la hora de ensalzarlo. El papa Pío XI afirmó que Hitler era "el estandarte más indicado contra el comunismo y el nihilismo”. Esta actitud permitiría que se forjaran relaciones de mutuo beneficio con la firma del correspondiente concordato entre el vaticano y sus ahora nuevos socios del Reich. Como nos cuentan aquí (de donde he pescado la foto de arriba y algunas citas más) eso supuso cierto grado de sumisión para los religiosos alemanes al gobierno, incluso la desaparición de su brazo polítco, el Zentrum. A cambio la central de la empresa obtuvo una mejor recaudación y otras prebendas. Posteriormente hubo algún pequeño coscorrón, que no puede servir para borrar todo lo anteriormente firmado en el concordato. Cuando el papa Pío XI parecía decidido a plantar cara a los nazis, casualmente se agravó su estado de salud y murió, permitiendo que fuera nombrado Pío XII, anteriormente conocido por sus buenas relaciones con el Reich. Es la "encíclica perdida", pero en la que a pesar de dar cierta reprimenda a los nazis, no se deja de atacar a los judíos. Aquí algunos apuntes sobre algo de lo que se ha escrito después sobre estos dos papas.

Después vendrían los momentos de éxito del Reich en los que Hitler ya no necesitaba del apoyo político en su propio país de la masa católica tanto como cuando hizo sus primeras declaraciones procatólicas. Así vemos que, incluso cuando ya no los necesitaba como aliados y los había anulado políticamente, siguió manifestándose católico.

Entre amigos.

Pero dejando los actos de la "santa" iglesia a un lado, volvamos al supuesto ateísmo de Hitler. En última instancia Hitler murió siendo católico, pues fue bautizado como tal y murió sin ser excomulgado ni haber mostrado signo alguno que contradijese esa afiliación. Si bien, este personajillo siempre interpretó a su antojo, aunque antojo errado, algunas ideas de otros muchos, como Nietzsche. A causa de ello se ha venido contagiando (e incluso culpando) al mismo de ser en parte una de las fuentes de los actos del dictador. Bien, aquí tenemos algunas frases de la fuente que se contraponen a los fundamentos sostenidos por Hitler y que citaré a continuación:
«Me parece cada vez más que no somos suficientemente superficiales y cándidos para ayudar a ese patrioterismo hidalgo brandenburgués y cantar a coro su consigna embrutecedora "Alemania, Alemania por encima de todo

«"Alemania, Alemania por encima de todo" es quizá el lema más estúpido que se ha dicho hasta ahora. Me pregunto por qué en particular Alemania, si no quiere, defiende y representa algo más valioso que lo que ha representado cualquier otro poder anterior. En sí sólo es un gran Estado más, una majadería en el mundo.»

«N.B. Contra lo ario y lo semítico.
Donde se mezclan las razas está el origen de una gran cultura.
»

«Ser nacional, en el sentido y grado en que hoy es exigido por la opinión pública, me parece que sería para nosotros, hombres más espirituales, no sólo un absurdo, sino una deslealtad, un aturdimiento despótico de nuestros mejores saberes y conciencias.»

«Es antisemita, vulgar, de canalla grosera, que oculten su envidia de la prudencia en los negocios de los judios bajo fórmulas morales.»

Lo cual deja bastante claro que ni Hitler había entendido a Nietzsche ni que Nietzsche fuese antisemita. Sin embargo se viene prejuzgando a Nietzsche por ello por esa contaminación a posteriori, mientras con el catolicismo no se hace lo mismo.

En esa misma página encontramos referencias que a su vez nos llevan a la página de nobeliefs, pero que lamentablemente no funcionan. El resumen de lo allí traducido es el siguiente:
-Su antijudaísmo provenía de su trasfondo cristiano, con especial énfasis en los escritos antijudáicos de Lutero (autor de "Sobre los judíos y sus mentiras").
-Hitler creyó que la Biblia representaba la auténtica historia de la humanidad, ya que la definió como "Historia Monumental de la Humanidad".
-Su plataforma para el Partido Nazi (su versión de una Constitución) incluía un apartado sobre el "cristianismo positivo", que Hitler nunca eliminó.
-En numerosas ocasiones confesó su cristianismo, tanto en público como en privado.
-Intentó crear una Iglesia Alemana del Reich, así como eliminar cualquier atisbo de separación entre la Iglesia y el Estado. Cierto es que esta se pretendía que aunase ambas iglesias, la católica y la protestante, pues Hitler era profeso admirador de Lutero como hemos visto.
-Hitler permitió la destrucción de sinagogas y templos judíos, pero nunca de iglesias cristianas.
-Animó a los nazis a adorar a Cristo en las iglesias, e impuso la obligatoriedad del rezo en las escuelas.
-Habló de sus creencias cristianas en sus discursos y proclamas.
-Sus contemporáneos y amigos, los ministros protestantes y los sacerdotes católicos, incluido el Vaticano, pensaban que Hitler era cristiano.

Hay que recordar que de niño recibió clases en un monasterio benedictino, en cuyo coro cantaba y, según sus propias palabras, ansiaba convertirse en sacerdote. En dicho monasterio existe una cruz esvástica en un arco de piedra por el que tenía que pasar a diario y que algunos identifican como su inspiración a la hora de elegir este símbolo como propio.

Pero volvamos a sus declaraciones
"Por tanto hoy creo que estoy actuando de acuerdo con la voluntad del creador todopoderoso: defendiéndome a mí mismo contra el judío, estoy luchando por el trabajo del señor."

"Mis sentimientos como cristiano me orientan a mi señor y salvador como un luchador. Me orientan al hombre que una vez en la soledad, rodeado por unos pocos seguidores, reconoció a esos judíos por lo que eran y lideró a los hombres a luchar contra ellos y quien, ¡Verdad divina! fue el más grande no como un sufridor sino como un luchador. En un amor ilimitado como cristiano y como hombre leí a través del pasaje en el cual nos dice como el señor al final se levantó en su poder y reunió el valor para echar del templo a la hermandad de víboras y áspides. Como de terrorífica fue su lucha por el mundo en contra del veneno judío. Hoy, tras dos mil años, con la más honda emoción reconozco más profundamente que nunca ante el hecho de que fue por esto por lo que él hubo de teñir con su sangre la cruz. Como cristiano no tengo obligación de permitirme ser engañado, pero tengo la obligación de ser un luchador por la verdad y la justicia... Y si hay algo que pudiese demostrar que estamos actuando correctamente es la desazón que crece diariamente. Como cristiano tengo también un deber para con mi propia gente."
-Adolf Hitler, en un discurso el 12 de abril de 1922 (Norman H. Baynes, ed. The Speeches of Adolf Hitler, April 1922-August 1939, Vol. 1 of 2, pp. 19-20, Oxford University Press, 1942).

"Somos gentes de diferente fe. Qué fe conquiste a la otra no es la cuestión; más bien la cuestión es si el Cristianismo se mantiene o cae... no toleraremos a ninguno entre nuestras filas que ataque las ideas del cristianismo... de hecho nuestro movimiento es cristiano. Estamos henchidos con el deseo de católicos y protestantes de descubrirnos unos a otros en la profunda desazón de nuestra propia gente."
-Adolf Hitler, discurso en Passau, 27 October 1928, Bundesarchiv Berlin-Zehlendorf.

"Tomará al cristianismo como la base de nuestra moralidad colectiva, y la familia como el núcleo de nuestro pueblo (Volk) y estado, bajo su firme protección.... Sea que dios todopoderoso tome nuestro trabajo en su gracia, de verdadera forma a nuestra voluntad, bendiga nuestra introspección y nos otorgue la confianza de nuestro pueblo".
-Adolf Hitler, 1 de febrero de 1933, dirigiéndose a la nación alemana como Canciller por primera vez, Volkischer Beobachter.


También encontramos en Mi Lucha una constante sucesión de referencias, algunos por paralelismos y comparaciones indirectas, otras extraídas directamente, a textos cristianos: Mateo 6:3 y 24, Lucas 16:9, 11, 13 o 11:15-19, Juan 4:44 y 2:15, deuteronomio (23:2-3), génesis, Isaías 63, levítico, hechos etc. Citas que no hacen más que atestiguar el contexto de creencias que el Führer había recibido.

En fin, que está bastante claro que ateo, lo que se dice ateo, no era. Más bien todo lo contrario.


Y no olvidemos que ser nazi nunca fue obstáculo para ser el mejor de los católicos:

2 comentarios:

  1. ¡Que burda manipulación! Ratzinger está imponiendo las dos manos en actitud de dar la bendición, solo que la foto está cortada para que parezca que está haciendo el saludo nazi. NO, LOS CATÓLICOS NO SOMOS NAZIS.

    ResponderEliminar
  2. El nacionalsocialismo fue cristiano desde su doctrina, no hay mas que decir.

    ResponderEliminar

Buscar en este blog

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.