Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

jueves, 21 de abril de 2011

Goebbels y Creel

Cuando uno trata de informarse sobre las bases de la propaganda política que se usa hoy en día se encuentra muchas referencias a que fue Goebbels el artífice de muchas de las artimañas que usan hoy en día nuestros políticos.

Lo que he averiguado hoy es que a su vez Goebbels tuvo una fuente de la que beber. Esta fuente parece que fue George Creel, que dio sobrenombre al Comité de Información Pública (más extenso en lengua hereje).

Con este nombre tan rimbombante lo que se formó fue el primer grupo de control de masas de la era moderna. Podríamos argumentar que es algo que siempre se ha hecho desde la remota antigüedad, pero aquí encontramos que entraron en juego nuevos factores: los medios de comunicación de masas y la opinión pública. Su objetivo era decantar la opinión pública norteamericana a favor de la 1ª guerra mundial.

Lo que el presidente Wilson encargó a Creel no se llamaba aún propaganda, pero lo era:
no propaganda como los alemanes la definieron, pero propaganda en el verdadero sentido de la palabra, significando la propagación de fé

Para ello se contó con la participación de los intelectuales de la época que eran susceptibles al virus del nacionalismo. Mientras en Gran Bretaña se realizaba un movimiento similar para hermanar ambos pueblos (hasta entonces distanciados por siglos de rencillas históricas) por la causa común. El canciller del tesoro (¿? chancellor of the exchequer) recibió la tarea de crear la oficina de propaganda de guerra (war propaganda bureau o WPB). Al mando de la organización se situó a Charles Masterman. Este mantuvo reuniones con los autores británicos de la época: Arthur Conan Doyle, Arnold Bennett, John Masefield, Ford Madox Ford, William Archer, G.K. Chesterton, Sir Henry Newbolt, John Galsworthy, Thomas Hardy, Rudyard Kipling, Gilbert Parker, G.M. Trevelyan y H.G. Wells. Todos los asistentes accedieron a guardar el máximo secreto y no se conoció de sus actividades hasta 1935. Para entonces ya habían colaborado escribiendo panfletos y libros que promovían el punto de vista del gobierno sobre la situación. Una completa red de creadores de opinión. Todo esto me hace reflexionar sobre las intenciones de Wells, por ejemplo, en algunas de sus obras que admiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.