Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

miércoles, 6 de abril de 2011

Nu-ce-lar

Así lo decía nuestro admirado Homer:

Pues algo así he estado leyendo estos días atrás con lo de Fukushima por parte de unos pretendidos (o pretenciosos) informadores que querían hacernos ver que la cosa no era tan seria alegando que estaban informando frente a la desinformación. Estos enlaces motivaron un debate intenso en nuestra lista de correo y después de arduas discusiones al respecto he sacado tiempo para organizar algunas de las ideas que allí se han barajado y algunas otras que he comentado incluso en esos enlaces.

Veo dos problemas principales. El primero es que tendemos a hablar de lo que sabemos y a reducirlo todo a eso sin poder ponderarlo en conjunto. En mi caso, expuse en la lista de correo los isótopos más perjudiciales y el mecanismo por el que nos afecta. Claro, es de lo poco que entiendo. Lo que no tuve en cuenta es que, por ejemplo, el cesio 137 tiene una capacidad de dispersión muy limitada, porque simplemente no lo sabía. Del mismo modo, el tipo que escribe ese comentario no tiene en cuenta el efecto que este tiene. Y así todos tenemos informaciones parciales con las que no podemos hacernos una visión general. Por tanto, quiero poner aquí lo que he recogido estos días atrás y ver si así al menos la parte que me atañe queda bien explicada y llega alguien y nos da las claves del resto.

El segundo problema para entender la realidad deriva del anterior. El mayor problema que he visto en la gente que pretendía informar es que han minimizado los riesgos porque se han quedado en términos de radiación emitida. En la mayoría de los enlaces (con honrosas excepciones) se habla comparando la radiación emitida, de forma puntual, con otras exposiciones. Para intentar arrojar un poco de luz a todo esto, voy a desarrollar a continuación algunos conceptos, tratando de expresarme de la forma más campechana posible y remitiéndome a la wikipedia para quien quiera más concisión.

Radiación frente a radioactividad o "en Hiroshima ya vive gente".
Lo primero es decir que la radiación que nos preocupa aquí es la ionizante, que es la que puede causar daño a medio o largo plazo. Los casos de exposición aguda extrema son mucho más inmediatos y se produce una transmisión de energía directa. Aquí lo explican todo mucho mejor y con más detalle, pero lo que no resaltan ya que no están comparando términos es el concepto de duración de la exposición. Por decirlo de algún modo burdo, la radiación es lo que se recibe en el momento exacto de la exposición y nos llevamos "calentito". Es un problema a plazo corto, inmediato. Para hacer una metáfora, si se pudiese compensar con dinero, sería un desembolso puntual. El que acaba literalmente frito desembolsa una fortuna y el que solo recibe quemaduras dinero de bolsillo. La mayoría de las personas expuestas en Japón solo desembolsarán calderilla (ni eso siquiera) y algunos trabajadores algo más pero no llegarán a mayores.

Pero ¿qué significa eso en el conjunto de la exposición natural? Sí, y es cierto, recibimos una dosis de radiación natural constante, dirán algunos. Rayos cósmicos, argón de los ladrillos o el granito, incluso de mínimas cantidades de ciertos isótopos de potasio de nuetro propio cuerpo. Lo que sucede es que esa una dosis que ya tenemos y que toda la dosis artificial que le sumemos es, precisamente, adicional. Nuestro cuerpo se las ve y se las desea para manejar la dosis natural, por lo que la dosis adicional se convierte en una sobrecarga innecesaria (ver más adelante efectos estocásticos y no estocásticos).

Esta radiación tiene diversos efectos que en ese enlace anterior se puede ver.

El problema que sucede en Fukushima es que se están emitiendo al medioambiente los isótopos radioactivos. Es decir, esos minúsculos bastardos van a seguir radiando a corto, medio y largo plazo hasta que se desintegren por completo. Si se pudiese compensar con dinero, sería como una hipoteca a largo plazo. Nos seguiría costando dinero durante mucho tiempo. Ahí está el problema que parecen ignorar deliberadamente los que pretenden informarnos. Ignoro cual es la causa. Ignoro si es que en su buena voluntad y su afán de conocimiento se dejan seducir por la información sesgada que emiten partes interesadas (el famoso lobby nuclear), pero el caso es que muchos solo mencionan la radiación emitida de forma puntual.

Puruto-kun

Así, en Hiroshima se produjo una explosión que liberó una gran cantidad de radiación que fue la que causó la destrucción inmediata que conocemos. Los expuestos a esa radiación sufrieron un daño inmediato. Por el primero hubo fallecimientos en el acto y en plazo breve (quemaduras, etc) y por el segundo muchos afectados sufren cáncer incluso hoy en día, otros se discute la presencia de malformaciones en su descendencia (aumento de incidencia de microcefalia, por ejemplo). Pero los isótopos radioactivos liberados en la zona fueron limitados porque el material se depositó relativamente rápido por ser uranio y plutonio que en la atmósfera duran poco. Los demás radionúclidos, paradójicamente, eran demasiado ligeros para quedarse. Al ser una detonación aérea y no de superficie, quedaron en suspensión tras ella, elevados por el hongo atómico arrastrados por los vientos. En cierto sentido, nos los estamos comiendo todos hoy en día. Eso no quita que durante los primeros días se produjese la temida lluvia radioactiva (que no es de agua, sino de partículas) o fallout. Posteriormente la zona se descontaminó limpiando las capas superiores y hoy en día se han repoblado. Aún así hay críticas sobre la metodología de los estudios epidemiológicos realizados y podría haberse minimizado su efecto por motivos políticos. Pero ese es otro tema.
Por tanto el mayor efecto fue la radiación recibida inmediatamente en la explosión porque Little boy fue una bomba "limpia" que no pretendía emitir contaminación radioactiva, sino ejercer un efecto destructivo inmediato y no crear una fuente de radiación residual.

Los defensores de lo nuclear nos hablan de la radiación emitida en Fukushima, pero no hacen mención e ignoran el efecto de los radioisótopos emitidos. La contaminación en sí. Entre otras cosas porque no se puede valorar adecuadamente. No tenemos experiencia suficiente. Nuestras primeras emisiones de radiación artificial (o inducida) fueron a mitad del siglo pasado, con los primeros experimentos con explosiones nucleares. Aún hoy se siguen detectando algunos de sus residuos que siguen (y seguirán) por la atmósfera. No sabemos con qué efecto a ciencia cierta. Para mí ese desconocimiento ya constituye un riesgo que debemos considerar con seriedad y en ningún caso el desconocimiento debe servir para ignorar este riesgo.

Continuará con algo de información sobre los radioisótopos implicados y la información que he conseguido reunir al respecto.
[reedito, continua aquí]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.