Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Hoy con ustedes, Carlos Elías

Gracias a un amiguete he descubierto este artículo en el que se entrevista a Carlos Elías. No voy a relatar su vida, está en el artículo. Sí que voy a marcar algunos otros enlaces como este (del mismo artículo) hablando del libro La razón estrangulada y otro de las penas del agente smith donde hay un estracto de un artículo de Elías títulado Fundamentos de periodismo científico y divulgación mediática. Sí que voy a reseñar algunas de las frases más significativas de Elías a mi entender:
(...)
La ciencia y la tecnología son las mayores impulsoras de la economía productiva. Por eso América Latina -que desprecia la ciencia por su herencia hispana- no despega y China sí. India o China, además, no son tan permeables a la cultura mediática occidental que degrada la ciencia y ésa es su gran suerte, de momento.
(...)
Estos periodistas y cineastas están imponiendo, desde esa libertad para elegir contenidos y enfoques, una cultura anticientífica por su propio afán revanchista contra la ciencia.
(...)
Le tienen miedo a la ciencia porque no la entienden. Les parece magia.
(...)
El problema de la ciencia es que, a veces, los evaluadores –que suelen ser mediocres, porque en caso contrario no estarían ahí, sino creando-
(...)
En los países católicos (...) No querían que pensáramos por nuestra cuenta, no fuera a ser que surgiera otro Lutero. Por eso los países católicos son, en general, más incultos, menos críticos y más aborregados y eso se nota en sus programaciones de televisión y en su prensa. La excepción es Francia, (...) Culturalmente, una de las consecuencias actuales de la Contrarreforma son las procesiones de Semana Santa, Y otra el desprecio a la ciencia.
(...)
[Idea con la que personalmente coincido, uno de los grandes males del catolicismo a España]
(...)
Compare las audiencias (que es lo que hace el programador de televisión) y verá que en España no sale a cuenta una televisión de calidad. Es lamentable, pero cierto. El talento de los comunicadores audiovisuales se usa en España para crear estiércol mediático.
(...)
A los medios de comunicación de masas –y subrayo la palabra masa- les cuesta mucho transmitir mensajes complejos porque la masa –definida como la mayor cantidad posible de personas- no es capaz de entenderlos. El sexo, los insultos o la violencia los entiende todo el mundo: un reputado catedrático de Oxford y Belén Estéban. Pero la mecánica cuántica no. Si tú quieres llegar a la masa, a veces distorsionas el mensaje -o sigues estereotipos manidos- porque captar a la masa es fácil siempre y cuando seas simplón. La masa tiene poder –político, de compra, etc.- e interesa conquistarla. El gran valor del periodismo o el cine es que llega a la masa, eso lo tenemos muy claro.

En el caso de la ciencia el resultado, a veces, es lamentable.

(...)
Hace unos años, cuando no había facultades de periodismo o cine, y, por tanto, quienes se dedicaban a ellos venían de otras titulaciones -física, filosofía, historia, literatura, etc.– el nivel del periodismo era mucho mejor. Es duro decirlo, pero es la verdad. Es pura evidencia empírica y ello debería hacernos reflexionar mucho a los profesores universitarios.
(...)

Sin otros comentarios. Que cada cual haga de su capa un sayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.