Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

martes, 20 de abril de 2010

Lo que nunca pregunté a mi médico (VI)

Entre las curiosidades morbosas se relata en el capítulo 54 como muriese Fernando el Católico intoxicado por un afrodisíaco de la época, posiblemente cantaridina, aunque también se postula que pudiera ser un cocimiento de testículos de toro. Parece ser que el monarca quería un heredero de su esposa "nada agraciada Germana de Foix, frívola y con marcada tendencia a la obesidad".

Las cantáridas son unos coleópteros (Lytta vesiculatoria) arborícolas con las que se prepara el polvo conocido como cantaridina, amargo y peligroso que se ha empleado tanto como afrodisíaco como vejigatorio.

Otros experimentos históricos como afrodisíaco habrían sido según el libro el alcanfor, la menta y el mentol, siendo la quebrantina y la yohimbina las más usadas. Esta última actúa como vasodilatador local. Otras similares que menciona son la muira-puama. Por otros supuestos mecanismos actuaría el gingseng. Directamente irritando la vía urinaria por la excreción tras la ingesta se ha pretendido que actuarían el jenjibre, la mostaza, la pimienta, las alcaparras, la nuez moscada las trufas y ciertos mariscos. Ahí es nada.

También se deja claro que todos estos remedios caseros son inservibles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.