Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Amateur vs "Artisteo"

Gracias a animal de fondo he descubierto un estupendo post que describe y explica muy bien la esencia de lo que debería ser el arte y de la dedicación. Al menos de como lo entendían los chinos en la antigüedad.
La etimología de amateur es la que todos sospechamos "el que ama", como se puede encontrar aquí, aunque no aquí.
Pero volviendo a las reflexiones de animal de fondo, yo recalcaría el hecho fundamental de que la intención de la obra artística es la que determina su valía. Si se hace buscando un interés económico o si se hace por, como siempre se ha dicho, por amor al arte. Esto nos devuelve al concepto del amateur, el amor al arte se ha desdeñado constantemente como fútil en este mundo utilista y capitalista en que vivimos, pero eso no le ha restado ni adhesiones de nuevos artistas ni valor artístico intrínseco. El amor al arte siempre será una expresión más libre, más pura, que cualquier otra forma seudoartística con fines mercantilistas de producir un producto industrializado.

Sería interesante discernir si el valor añadido del artista amateur es esa realización personal, ese sublime yoga artístico, que ciertos artistas profesionales no alcanzan y deben suplir con dinero, tal vez.

Personalmente la creación artística me relaja, me eleva y me sobrecoje. Cuando la practico es por eso.

No estoy en contra de que se pueda vivir del arte, pero sí de que se pervierta el arte para enriquecerse de él (y algunos para colmo sin trabajarlo). Es una cuestión puramente teleológica: lo que está diseñado para ser vendible como producto masivo de consumo (o como subvencionable) no es arte, por definición. Me remito a los enlaces antes citados para no repetir sus argumentos. Del mismo modo que exijo una honestidad intelectual para la ciencia la quiero para el arte, simplemente.

Estoy a favor de que los artistas sean profesionales de verdad y que estos vivan de su trabajo como cualquier otro profesional y no como ahora, que muchos viven del cuento. Sin querer entrar a fondo en cuestiones de subvenciones y cánones que ya me ponen enfermo. Aquí hay mucho "profesional" del arte que de lo único que son realmente "artistas" una mayoría es de sacar tajada de la sopa boba de las subvenciones.

Estoy radicalmente en contra de que se esgrima el arte o la cultura de forma privada para defender abusos como ha sucedido en estos días atrás. Unos cuantos listos se han apropiado del "arte" y la "cultura" en lo que en mi opinión ha sido un secuestro: toma de rehenes por la fuerza y petición económica. Así han desposeido finalmente al arte de toda su dignidad y su valor intrínseco, reduciéndolo a la valoración pecunaria que ellos (ni siquiera el mercado) deciden que tiene.

Esos son lo "profesionales" del tipo producto comercial como churros del que hablabamos antes. Me molesta que se llame arte a lo que no es sino un producto fabricado exprofeso siguiendo el esquema de un devastador misil teledirigido al éxito y no creado de forma original. Armas de destrucción cultural masiva. La seudocultura que nos venden hoy en día es un remake de un pastiche de una copia barata de un gastado éxito comercial pergeñado para ser vendido y revendido.

Que mil billones de moscas la coman no me hace más apetecible la mierda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.