Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

viernes, 26 de febrero de 2010

El mundo entero necesita un líder: Kevin Rudd (WTF?!!!)



Me ha llegado vía meil un panfleto retrógrado, fundamentalista e intolerante de un tal Kevin Rudd, presidente de Cangurolandia. Si bien comparto sus miedos, no comparto sus "soluciones".

Los cangurolandeses son en su mayoría descendientes de reos ingleses que eran condenados a la colonia del culo del mundo, desde el punto de vista de la corona. El tal Rudd dice (siempre sesgún el panfleto que me ha llegado): "Nuestra cultura se ha ido desarrollando durante dos siglos de luchas, tribulaciones y victorias por parte de millones de hombres y mujeres que buscaban libertad" haciendose eco de esos orígenes como presidiarios, supongo. Quiero desarrollar mis reflexiones sobre esa frase.

Cuando habla de su "cultura" no se refiere a la de los indígenas que han desplazado paulatinamente de sus tierras. Tal vez se refiera con sus "luchas, tribulaciones y victorias" a la campaña de desarraigo sistematizado que han desarrollado en esos dos siglos contra esos mismos aborígenes australianos.

Por ejemplo podríamos hablar del extermino de los tasmanios, cuya última representante, Truganina o también conocida como Lalla Rook, murió en 1877.

Por ejemplo podríamos hablar de la paulatina desestructuración sociofamiliar de los aborígenes confinados en reservas, sus tierras usurpadas, como grandes victorias. Hemos de recordar que esos aborígenes habían vivido perfectamente durante unos 42.000 años antes de la llegada del hombre blanco y su "cultura" y que hoy en día peligra con perderse su cultura tradicional a causa de la campaña de confinamiento y alcoholización que el hombre blanco les impone a cambio del usufructo de sus territorios.

Por ejemplo, los mismos a los que Rudd pedía disculpas oficiales en febrero de 2008, especialmente a los isleños de Estrecho de Torres, a quienes el ese estado cangurolandés secuestró oficialmente a sus hijos para reubicarlos en familias blancas y cristianas. Muy cristiano pedir perdón sobre el racismo y a continuación volver a las andadas. Muy hipócrita.

De familias blancas y cristianas provienen también una buena parte de los criminales que de forma habitual se adentran en las reservas para abusar de menores aborígenes a cambio de alcohol en los Territorios del Norte, lo que llevó a algún gobierno cangurolandés a limitar el acceso a las comunidades para evitar que los pedófilos outsiders accedieran a ellas.

Muchas de sus leyes y costumbres aún reflejan los orígenes de la cultura cangurolandesa. Son anacrónicos en muchos sentidos y propensos a tradiciones cuando menos rudas. Pero hasta ahora eran un país abierto a la inmigración, lo cual lo hacía interesante. Antaño Australia estuvo interesada en la inmigración porque es un gran territorio que necesita mano de obra y población. Han fomentado y facilitado que gentes de su entorno acudan en masa en las últimas décadas. Sin embargo ahora parecen olvidar como esas gentes han favorecido al país. En este caso el cangurolandés arremete contra los inmigrantes. Esto sucede tras los atentados islamistas de Bali, lo cual es humanamente comprensible por el canguelo que causan los fundamentalistas pero no justifica que se reaccione contra toda una población y se adopte una postura igualmente fanática. Para colmo utiliza esta amenaza para escudarse tras una supuesta identidad cristiana que solo pertenece a una fracción de la población, precisamente la que en su día usurpó el país a sus anteriores ocupantes, ignorando la rica tradición del Altjeringa o Tiempo de los Sueños.

"La mayoría de los Australianos creen en Dios. Esto “no” es una posición Cristiana, política o de la extrema derecha. Esto en un hecho, porque hombres y mujeres cristianos, de principios cristianos, fundaron esta nación. Esto es históricamente comprobable."

La historia, comprobable, nos dice que esos fundadores cristianos eran en su mayor parte, criminales convictos. Pecadores a más no poder y cuyas fé es cuando menos, peculiar. Sin embargo solo parece importarle a este señor el hecho de que, a pesar de su maldades, haya que destacar su cristiandad. La hipocresía cristiana rivaliza con la hipocresía del orgullo nacionalista en este caso y no sé qué pesa más. La historia también nos dice que esos hombres y mujeres fundaron esa nación a costa de usurparsela a sus pobladores originales, lo cual no es un referente muy a tener en cuenta con la argumentación que trata de hacer. O comprobamos la historia para todo, o mejor la dejamos tranquila. Porque como ejemplo de imposición cultural sobre un pueblo que ya estaba allí, no hay quien les gane.

El párrafo en sí es una ejercicio de tergiversación de lo más burdo, en tanto que la segunda frase es un movimiento preventivo para tratar de desligar de cualquier connotación peyorativa que pueda atribuirse a la primera con una negación que es completamente capciosa. Porque si bien su cristiandad es un hecho, esgrimir esa misma cristiandad es un innegable ejercicio de posicionamiento cristiano, político y de extrema derecha.

Tengo que poner alguan entrada sobre falacias argumentales algún día de estos...

En definitiva, que combatir un fundamentalismo religioso con otro no soluciona nada. Solo es tropezar con una piedra distinta, pero sigue siendo un tropiezo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.