Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

miércoles, 17 de febrero de 2010

El nivel de educación protege de los anuncios en interné

Según este artículo, cuanto mayor es el nivel de educación académica de un sujeto, resulta más difícil anunciarle productos en interné.

El estudio es bastante sencillo y se basa en el número de clics realizados en los anuncios según el nivel educativo de los sujetos, extraido el pool en yanquilandia los resultados son reveladores.
Los estados con menor relación de clicks estaban muy por encima de la media nacional de educación universitaria, mientras el estado que más pinchó en los anuncios, es el que presenta menor porcentaje de graduados. En el resto la relación se mantuvo también bastante fuerte.

Así cuanto mayor es la educación estamos menos predispuestos a ser influidos por los anuncios. Apunta en la dirección que ya sugeríamos al hablar de publicidad subliminal y en definitiva me hace plantearme reflexiones desesperanzadoras ¿realmente están interesados los estados en educar a la población o prefieren borregos como sospecho? ¿la sociedad se preocupa por incentivar la cultura cuando esta puede ser un obstáculo al consumismo que es el motor de la civilización occidental? ¿es todo esto la causa última del fracaso escolar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.