Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

domingo, 22 de noviembre de 2009

La Ilíada.


Anteriormente decía que la producción creativa es volver una y otra vez a las fuentes. Mi conocimiento de la Ilíada no fue por interés directo sino tras leer la saga de Dan Simmons Illión. Este es un claro ejemplo de revisión de un clásico. Simmos simplemente coje una epopeya heróica a más clásica imposible y la revisita. Las proezas de los personajes tienen el éxito de público asegurado porque llevan convenciendo un par de milenios y pico a los lectores. El talento de Homero en caracterizar a los héroes lo garantiza. Simmos añade su toque personal y su trama pero en muchos casos valiéndose de los personajes del otro junto con sus hazañas, reinterpretando sus personalidades y haciendo su novela. Como ya hiciera en Hyperion con los cuentos de Canterbury y muchos más, por ejemplo. Es esa permeación y contaminación lo que llamamos inspiración. No la estoy criticando, solo la expongo y afirmo que es la base de la creación actual. TODO está ya inventado.

Desde entonces los personajes de la Ilíada me resultan entrañables y en mi cibersurfeo compruebo que siguen cosechando victorias y seguidores de su causa, con admiración aquí y con gran sentido del humor aquí (varias entregas).

¡Cuanto debemos a los clásicos! ¡¿Cuantos clásicos del mañana están siendo hoy coartados por la codicia?!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.