Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Manipulación espinal

Para hacer útil este blog, he decidido apuntarme a la corriente de desmitificación de pseudociencia que ronda por interné. Hoy toca la manipulación espinal o "que le crujan a uno la espalda". Una práctica que se empieza a extender y es harto peligrosa.

Hoy me ha llamado la atención un estudio que he encontrado vía the quackometer, a su vez vía el retorno de los charlatanes. Es un estudio de la Real Sociedad de Medicina británica que desmiente la supuesta efectividad terapéutica de la manipulación espinal, y dados sus efectos secundarios LO DESACONSEJA. Literalmente:
Conjuntamente esos datos no demuestran que la manipulación espinal sea una intervención efectiva para ninguna condición. Dada la posibilidad de efectos adversos, esta revisión no sugiere que la manipulación espinal sea un tratamiento recomendable.
Lo que viene siendo una evidencia tipo III, vamos.
La única excepción es el tratamiento de dolor de espalda inferior en el que no supera a las prácticas de ejercicios fisioterápicos, lo que sería una evidencia tipo IIB.

Mi primer contacto directo con el tema fue a través de una veterana enfermera que coincidió conmigo en un trabajo. En sus ratos libres ejercía de quiropráctica por su cuenta. Me sonaba el tema de pasada (me acababan de regalar mi libro de masaje chino) y en aquella época cualquier tema así me llamaba la atención, así que le pregunté un poco más sobre ello. En mi ingenuidad asumí que dada su experiencia como enfermera su criterio podría ser válido. Se limitó a usar las típicas evasivas que usan los charlatanes que rodean su "arte" de misterio. Supongo que desde entonces tengo mis dudas al respecto, a la vez que una curiosidad no resuelta.

Con posterioridad he ido topándome casualmente con lo "quiropráctico" y "osteopático" cada cierto tiempo. Casualmente son siempre sanitarios de formación media con mayores aspiraciones, pero que no dan el salto a un estudio reglado. La única excepción fué un folleto sobre una institución catalana que hace un post-grado en osteopatía. Admitían por igual a médicos, fisioterapeutas y licenciados en ciencias de la salud. Indistintamente. Lo raro del caso fue encontrarlo en los pasillos de un departamente de los cursos de doctorado de la facultad de medicina. Lo cual tampoco quiere decir que allí lo reconociesen como disciplina válida, aunque esa suposición absurda me resultase en aquel momento posible y aquel hallazgo casual me recordó el tema de las "alternativas" que tenía olvidado. Poco después he conocido a alguien que cursa estos estudios en otra de esas instituciones y regularmente desde entonces me ha puesto al día de sus materias. Acientíficas y especulativas, básicamente.

La quiropraxia y la osteopatía son un negocio peligroso para la salud cuando se extralimitan más allá del masaje.

Como ejemplo, Homer haciendo de quiropráctico con su Dr. Homer's miracle spine-o-cylinder, patent pending:

De camino, sin que sirva de ejemplo metodológico, aporto las últimas noticias que tengo sobre "crujimiento articular" en los premios Ig Nobel 2009, en concreto el de medicina. Sí, por lo visto crujirse las articulaciones podría favorecer la artritis. Habrá que estudiarlo de verdad para ver si es cierto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.