Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

martes, 10 de noviembre de 2009

Tecnicidad

La compra técnica.
Lo reconozco, soy un comprador técnico. Me esfuerzo en mirar y comparar, en tratar de encontrar no ya el mejor precio, si no el mejor producto. Esto a veces es bastante caro. Una nueva "moda" y un nuevo elitismo de marcas, no pijas, sino técnicas. Bueno, muchas veces el producto técnico también se vuelve pijo. Con toda la estupidez que conlleva pagar por un una marca sobrevalorada por la publicidad (la pescadilla de pagar más caro porque tiene publicidad para que con tu dinero se haga más publicidad), aunque sea una publicidad menos popular y restringida a círculos más especializados.

Creo que el impulso primario es el temor a ser timado otra vez más por la sociedad de consumo y su publicidad engañosa. Las malas experiencias de productos (de marca o no) que han resultado decepcionantes. Podríamos hablar de una corriente de consumo responsable.

Para ser comprador técnico tienes que atiborrarte de información precisamente técnica, bucear entre mucha publicidad en la red y finalmente encontrar algún foro de aficionados que se dedican al tema con pasión. Ya sea la amortiguación del calzado deportivo, la membrana de la ropa de montaña, el acero de una navaja de a diario o las prestaciones de cualquier cacharrito electrónico (la cámara digital, el mp3, el portátil, el futuro e-book) o la misma conexión de internet... todo parece ser susceptible de ser tecnificado y hay quien te puede orientar en la red y quien opina sin saber. Antes existía la alternativa de preguntar en persona a algún conocido "que sabe" pero en mi experiencia reciente la mayoría de la gente (salvo excepciones) no se siente halagada cuando lo conviertes en un consultor de consumo personal y más bien responden con desgana para darte puerta.

También está la opción cansada, compatible en parte con la anterior. Patear tiendas. Aquí la influencia del vendedor es más directa y la ley de oro es nunca comprar a la primera salvo que vayas a tiro fijo. De ahí podría señalar casos como el sistema más cómodo de inclinación ergonómico del sillón de estudio, el policarbonato y titanio de las gafas de sol, etc. Aún me asombro de lo rápido que compré el coche, después de mirar y comparar TODO lo enfermizamente comparable. Conociéndome, aún debería seguir mirando concesionarios... XD

Porque no se trata de indecisión, más bien todo lo contrario, una determinación a conseguir una compra correcta. Tener la mayor cantidad de datos razoblemente posibles para decidir. Pero ¿realmente es consumo responsable?

Solo en parte. Posiblemente sea también en parte una reacción de las mentes libres ante la presión de la publicidad, un movimiento con ansias de independencia de la corriente de opinión impuesta. Es triste que las revoluciones de nuestro siglo sean contra la publicidad :( Pero en parte además es una pequeña neura de gente hiper-exigente.

Hace tiempo que me vengo dando cuenta de que aquejo este mal. Trato de no prestarle demasiada atención, pero con el torrrrente internético de información disponible es difícil resistirse. Supongo que es parte del trauma de éxito forzado (ya lo comentaré más adelante), que básicamente lo impele a uno a querer no equivocarse nunca y tratar de racionalizar las elecciones incluso más nimias. Lo cual es absurdo, porque el errar es inevitable e inherente a la vida misma. Alcanzar el control inalcanzable (¿proyección de otras necesidades de control?). Un contrasentido, ciertamente. Pero por algo es una neura, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.