Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Copiar no es robo (2): otras copias y pastiches

Volvemos al asunto de la propiedad intelectual. O mejor dicho, en muchos casos, la apropiación intelectual.
Leyendo el artículo de este sujeto, que va a contracorriente de lo marcado por su partido, cabe pensar que efectivamente, hay algo que no cuadra en la concepción actual de los derechos de autor y en las contrapartidas que realmente le correponden. Dejando de lado actuaciones pasadas del autor del escrito, sus planteamientos son bastante válidos. Tampoco comparto sus posibles soluciones. En lo que estoy de acuerdo es en la forma de plantear, de forma simplificada, el quid de la cuestión.

Cuando todo es copia de una copia de otra copia, un pastiche infinito de elementos previos carente de toda originalidad ¿se puede hablar de propiedad o es realmente apropiación intelectual?

Claro, que si algunos "autores" viviesen realmente de su trabajo, por ejemplo, dar conciertos, nadie les podría quitar nada. Se da una actuación, se cobra la entrada. Punto. Otra cosa es querer enriquecerse del cuento: subvención estatal a cascoporro e impuesto revolucionario en forma de canon.

Y mientras, la cultura languidece y se marchita...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.