Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

martes, 9 de marzo de 2010

El cantamañanas de turno

En el país, un magufo tendencioso que pretende romper una lanza de forma sutil a favor de la homeopatía, utilizando argumentos de autoridad al citar a Montagnier (que aquí habla de un tema que no es su campo y se queda tan pancho) o dando más peso en el artículo a las declaraciones de los homeópatas que a los escépticos, este vocero de la homeopatía ayuda a difundir la superstición y la magia, dejando clara su intención inicial.
Para colmo, lo de Montagnier es falso, jamás ha apoyado al homeopatía, además de ser un artículo de opinión que habla de otro tema completamente diferente (DNA bacteriano posiblemente filtrado) y no hace mención a la dichosa homeopatía, pero en cualquier caso lo que se puede sacar de ese estudio CONTRADICE las bases de la homeopatía.

Volviendo al artículo infame de El País, también explica un poco que la memoria del agua se activa por las "dinamizaciones" (sacudidas del agua) que "potencian" esta memoria. De forma selectiva y solo beneficiosa, claro. Porque cada molécula de agua de nuestro cuerpo tiene una laaaaaarga historia en el ciclo del agua. Y no hace falta que recuerde el agüita amarilla de los toreros muertos para ser bastante claro ¿no?

Eso sí, me ha permitido plantearme una posible explicación de la aceptación de esta práctica por el público. El homeópata le dedica una hora completa al paciente en la consulta. Esta dedicación es lo que valora la gente y permite al homeópata cobrar el agua destilada a precio de medicamento. Conozco una médico de cabecera en el centro de salud que me corresponde que falla más que una escopeta de feria en sus diagnósticos (por experiencias muy cercanas), pero dedica mucho tiempo a sus pacientes, más que ningún otro. Su cupo está lleno y nadie quiere cambiarse. No importa el resultado, sino la atención que dediques a tus pacientes.

La gente está necesitada de atención y eso es todo. La mayoría son neuras y afán de protagonismo, que evidentemente se puede curar con homeopatía lo mismo que con cristales, oraciones o pacto con el diablo.

vía un comentario del artículo antes citado (después también lo vi en magonia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.