Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Instalados en el conflicto

Leyendo por ahí encuentro que ahora los "creyentes" activistas han decidido atacar al ateismo y al laicismo (ojo, en el mismo saco los meten sin más miramiento) considerándolos como religiones, nuevas religiones o religiones encubiertas.

También tienden a meterlos en el mismo saco que cierto izquierdismo y ahí revelan todas sus fobias neuróticas, pero prefiero evitar hablar de política en este blog y por tanto dejo eso sin comentar más allá de que creen ese "eje del mal" ficticio.

Para colmo (y ahí es donde salto) también quieren meter a la "ciencia" en ese "eje del mal". Por supuesto no diferencian un ápice lo que es ciencia de pseudociencia, pero claro eso es mucho pedir a sus mentes estrechas.

El silogismo es sencillo. Para ser científico hay que ser racional y mantener un grato escepticismo acerca de todo. Los ateos argumentan racionalmente y son escépticos. Luego para un cristiano el ateismo y la ciencia son una misma cosa. Para colmo, los malvados ateos se sirven a menudo de la maligna ciencia para poner en evidencia la irracionalidad religiosa. ¡Y muchos ateos son científicos! ¡Qué más pruebas necesitamos! [modo irónico off]

Está claro que confundir tanto al ateísmo, como al laicismo y sobre todo a la ciencia con una religión es una señal clara de ignorancia y ceguera autoimpuesta. Es ignorancia porque implica un desconocimiento elemental de cómo funciona cada uno de estos campos. Es ceguera porque implica una voluntad de querer entenderlas.

Sospecho que se debe a que los creyentes caen en el error de tratar a estos conceptos desde sus propios planteamientos dogmáticos. En su limitación creen que el ateismo, el laicismo o la ciencia exigen de una adhesión ciega como es el caso religioso y no son capaces de contemplar que el ateo, el laico y el científico simplemten piensan por sí mismos.

Lo patético es que intentan emular esa capacidad de razonamientos, pero partiendo de sus limitaciones religiosas que les constriñen para poder ver con claridad. En el fondo reconocen con esos intentos seudoargumentativos que aquello que critican es superior, pero sus lastres emocionales les impinden aceptarlo. Es aquí a donde quiero llegar. La religión no es más que una sarta de absurdas tradiciones cuyo único fundamento en las personas decentes son los sentimientos que les provoca. El apego religioso se mantiene por sentimentalismo con la tradición recibida de los antepasados, por eso los creyentes son tan exaltados y fácilmente ofendibles, porque es una cuestión de emotividad lábil. La religión se ha aprovechado de esos sentimientos y los explota.

La otra opción es la de las personas indecentes que usan la religión como instrumento de poder, para abusar y como excusa. Lo triste es que esos son los que gobiernan al resto de creyentes.

Es cierto que pueden existir puntualmente corrientes seudoateas, seudolaicas y seudocientificas que tampoco son de fiar, pero esas no son parte en este debate porque son fraudes, sin más. Confundirlas con las opciones antes defendidas es querer crear confusión.
Las exigencias para ser un verdadero pensamiento racional han de ser que uno piense por sí mismo, con independiencia y espíritu critico y sin adhesiones fanáticas. Honestidad intelectual. En el momento que no respete eso, deja de ser racional y pasa a ser otra superchería.

Por su parte el ateísmo activista solo pretende ilustrar a la gente para que abandone las creencias absurdas (es puramente informativo). El laicismo solo se preocupa de que la religión no invada las cuestiones civiles que le son ajenas (es una postura defensiva). La ciencia se ocupa de sus cosas por lo que es la que menos tiene que ver con la religión por muchas vueltas que la religión le busque para tener encontronazos (véase la inquisición). En definitiva, ninguna busca el conflicto que quieren ver los fundamentalistas religiosos de un pelaje u otro.

Empiezo a ver con preocupación como ciertos sectores reaccionarios de todo tipo tienden a recurrir a la "alineación" del contrario junto a todo tipo de extremismos descabellados para, en lugar de rebatirlos con argumentos, simplemente reducirlos a una figura de irracional como "enemigo", agrupando todas sus fobias en un mismo saco, reduciendolo todo a un único frente que en el fondo identificarán, supongo, con su tan añorado demonio. Cuando tu ideología esté agotada, búscale un adversario para que perdure.

Veo que es preocupante que identifiquen a la razón como un adversario en los tiempos que corren. Me pregunto si ahora que aquel papa dijo que no existía el infierno ellos tratan de encontrar un subsitutuo en la ciencia para contraponer a su fé (supongo que tras cerrar el anterior papa el infierno, el diablo estará en paro ¿no?). En el fondo, por que necesitan de ese conflicto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.