Esto no es un blog, es un bloc. De notas, para más seña. Aquí apunto lo que se me pasa por la cabeza, lo que se me cruza por la vida o simplemente lo que se me antoja. Buscarle cualquier otra significación es perder el tiempo. Bienvenidos a ello y no se corten en comentar.

martes, 23 de marzo de 2010

Jung sobre la acusación de antisemitismo

"Con esta propensión a husmear por doquier el antisemitismo los judíos terminan suscitando el antisemitismo. No comprendo por qué el judío no puede admitir, tanto como el pretendido cristiano, que cuando se tiene una opinión sobre él no se le está criticando. ¿Por qué hay que suponer siempre inmediatamente que se quiere condenar al pueblo judío en su conjunto? (...) Considero que es una manera inadmisible de cerrar el pico al adversario. Me he entendido muy bien con mis pacientes y colegas judíos en la mayoría de los casos (...) Usted debería conocerme lo suficiente como para creerme (...) capaz de una tontería tan poco individual como el antisemitismo. Sabe de sobra que considero al hombre en tanto persona y cuánto me esfuerzo siempre en arrancarle de sus determinantes colectivos para hacer de él un individuo (...) La próxima calumnia a inventar será que sufro de una total ausencia de convicción porque no soy ni antisemita ni nazi. Vivimos unos tiempos desbordantes de locura."

Carta de Jung a J. Kirsch, 25 de diciembre de 1934.

9 comentarios:

  1. Lo más irónico de la cita es la fecha. Si los judios husmeaban el antisemitismo en 1934, a lo mejor no les faltaba razón.

    Por otra parte Jung fue un colaboracionista hasta 1939, y aunque luego lo negó y se disculpó por haber cometido algún desliz, hay bastantes muestras.

    http://www.cge.udg.mx/revistaudg/rug16/2Carl.html

    No estoy acusando a Jung de antisemita, pero no creo que sea la persona más adecuada para citar sobre el tema, ni creo que 1934 fuera el momento más acertado para acusar a los judíos de ser paranoicos con el tema.

    ResponderEliminar
  2. [blogger no me deja publicar en mi propio blog un comentario largo :(]

    El texto que me aporta es bastante parcial.

    La Asociación Alemana de Psicoterapia (dirigida por Jung desde el 30 por apoyo de Freud) fue disuelta por los nazis en el 33. En su lugar instauraron la Sociedad Médica General para la Psicoterapia con dos ramas:
    - Sociedad Médica Alemana para la Psicoterapia, dirigida por Göring (adleriano) que expulsó a los médicos judíos impidiéndoles así ejercer.
    - Sociedad Médica Internacional pra la Psicoterapia, dirigida por Jung, que mediante una artimaña permitía a los médicos judíos ejercer a través de esta sociedad. Los nazis intentaron que para acceder a esta se hiciese mediante la correspondiente asociación nacional, de la que los judíos alemanes carecían por estar expulsados de la alemana, pero Jung en el 34 marcó que la afiliación se hiciese de forma personal y no a través de la vía nacional. Así consiguió que sus colegas siguiesen ejerciendo hasta que en el 39 los nazis lo presionaron y renunció. Si colaboró con alguien fue con sus colegas judíos.
    Si hubiese sido colaboracionistas hubiese sido ilógico desligarse de los nazis justo cuando estos empezaban a celebrar su festín a costa de Europa, lo suyo hubiese sido hacerlo más adelante.

    El texto que me señala además de no diferenciar entre ambas ramas de la SGMPT quiere con esto relacionar los panfletos de la rama de Göring (adleriano, insisto) con la rama independiente (en lo posible) de Jung. Convierte lo parcial en el todo.

    [La respuesta previa era mucho más larga, pero blogger me aburre de no aceptarme textos, tal vez en otro rato añada el resto por partes]

    ResponderEliminar
  3. [A ver si me deja meter otro trozo el blogger de las narices...]

    Las distintas escuelas de psicoterapia se diferenciaban por su origen geográfico y cultural. Continental, británicos, etc. En la continental la escuela germana tenía mucho peso, frente a la francesa. Una nueva corriente con raíces germanas irrumpió con grandes innovaciones, representada por Freud (alemán) y Adler (austríaco). Ambos eran judíos y este denominador común permitía señalar sus coincidencias, por su origen cultural, como el resto, no por cuestión de racismo. Eso en el texto se pasa completamente por alto intencionadamente, porque en realidad sirven para "condimentar" las supuestas declaraciones pro-nazis de Jung.

    ResponderEliminar
  4. Entresacar declaraciones de Jung fuera de su contexto y rodearlas de otras en las que se utiliza, también sin contexto, el adjetivo "judío" es ser muy parcial.
    En el 36 decía de Alemania "infectada (por) un hombre que es obviamente un poseso y esta rodando hacia la perdición". En el 39 "No sabemos si Hitler va a fundar un nuevo Islam. Ya está en el camino; es como Mohammed. La emoción en Alemania es islámica; belicosa e islámica. Están todos ebrios con el dios salvaje".
    Sobre el sujeto "como el doble de una persona real, como si Hitler el hombre pudiera estar escondido dentro como un apéndice, y deliberadamente tan discreto para no perturbar el mecanismo... Ya sabes que nunca podrías hablar a este hombre; porque no hay nadie ahí... No es un individuo; es una nación entera". Esto cambia la visión "fisionomista" que Jung hace sobre el tirano que se ofrece en el texto.

    ResponderEliminar
  5. Lo importante de mi comentario no era el enlace, sino el que la cita me parece poco acertada, sobre todo por la fecha. Eso lo obvia en su respuesta.

    Sé que el enlace que he puesto es parcial, y sé que esta es una polémica que viene de atrás, y no está resuelta. Lo he puesto más que nada por los ejemplos que trae.

    Estamos hablando de un hombre que asiste a un defile militar junto a Hitler y Mussolini con entusiasmo.

    Aunque también haya quien afirme que en realidad Jung se aproximó al fascismo para actuar como agente secreto de los aliados

    http://www.antoniolasheras.com.ar/jung%20a%20las%20heras/articulo%208.htm

    Qué fue lo que impulsó a Jung a colaborar con el nazismo es algo que nunca sabremos, porque es imposible conocer las verdaderas intenciones de una persona.

    Es posible que fuera un especie de Oscar Schindler, que permanece en el sistema con la intención de beneficiar desde su posición a las victimas y enemigos de los nazis.

    También es posible que aunque despreciara a los nazis y el mismo no fue nazi ni judeofobo, fue oportunista y se benefició de la admiración y privilegios que le otorgaban los nazis, mientras miraba hacia otro lado cuando sucedían cosas como lo noche de los cristales rotos para no perjudicar su carrera. Lo cierto es que en su entrevista de 1939 no condena los desmanes del nazismo.

    Lo que quiero decir es que se puede discutir sobre los motivos que le llevaron a colaborar, pero que colaboró, es un hecho.

    ResponderEliminar
  6. El enlace que aporta esta vez lo desconocía y se lo agradezco, parece que debería aclarar bastante las cosas. Conocía la colaboración con la OSS a partir del 43 pero como simple asesoramiento. No conocía las actividades previas.

    Los motivos por los que se colaboran creo que deberían tener bastante peso a la hora de esgrimir una acusación de "colaboracionismo", pienso yo. Colaborar en ciertos aspectos mientras los realmente importantes se realizan para socabar a ese con el que supuestamente se colabora, pues también. Por eso pienso que la acusación de "colaboracionista" con sus connotaciones peyorativas, no es apropiada.

    Antes de leer este último enlace yo me decantaba más por la visión de un Jung eminentemente suizo, es decir, neutral por naturaleza. Personalmente, esa actitud suiza me enerva bastante. El caso es que tras leerlo me sorprende que Jung en realidad no fuera así.

    En todo caso, la "fascinación" de Jung ha sido malinterpretada porque no se le entiende por parte de los que le critican, simplemente porque no comparten su punto de vista. En la respuesta larga que se me borró [por dos veces, de ahí mi renuncia] quería explicar con más detalle algo que se ha pasado por alto al reinterpretar esas actitudes de Jung: su inspiración etológica. Uno de sus mayores aportes es la extrapolación de los patrones de conduca animales a patrones de conducta humanos que llamó arquetipos. Esa es la perspectiva de Jung, etológica.
    [sigo a continuación por si blogger se pone tontín]

    ResponderEliminar
  7. [continuo, resignado ante la tiranía electrónica del portal de mi propio blog]

    Así, cuando Jung habla de los líderes fascistas y nazis con fascinación, se refiere al fenómeno en sí, que es lo que le interesa y estudia. Es una postura de etólogo y muy "suiza". Le maravilla el efecto que produce sobre las masas, contemplar la parafernalia y estudiar la influencia de las ideas desbocadas sobre la masa. Posiblemente porque esa reacción de la masa no era sino una confirmación de ciertas de sus teorías. Equipara el nazismo a una religión más, de hecho. Cuando uno admira las garras de un buitre, no está alabando sus hábitos carroñeros. Del mismo modo, Jung no pretende apoyar moralmente a los objetos de su estudio. De hecho, llegó a hacer referencias al "ave de rapiña aria"... Que esta postura de distanciamiento sea cuestionable es otro debate en el que no entro. No imagino (eso es subjetivo) a Jung inmiscuyendose en esos términos, simplemente. A él le interesaban otros aspectos del suceso. Esa perspectiva jungiana "aséptica" es la que los que pretenden criticar a Jung no adoptan y por tanto, jamás lograrán entender. Desde esa "visión jungiana" sus declaraciones antes malinterpretadas toman otro cariz completamente distinto.

    Del mismo modo hace sus afirmaciones sobre la "psicología judía" o "aria" o en "germana", pero del mismo modo que lo hace respecto a otras muchas culturas. No es con una intención de juzgar, sino de describir y en ausencia de sentimientos (en la medida de lo humanamente posible). Una parte importante de su obra va encaminada precisamente a separar al hombre de todos esos adimentos socioculturales, para tratar al individuo que es lo único que a Jung importa realmente.

    No soy ni conocedor a fondo del pensamiento jungiano ni comparto todas sus teorías (en algunas disiento bastante) pero a pesar de ello veo fácil hacer esa "inmersión" desde el punto de vista jungiano, en el contexto de todo su paradigma y su obra. No entiendo porqué los freudianos se empeñan en hacer una crítica ad hominen valiendose de un falso filonazismo o antisemitismo en vez de con argumentos académicos. A mí la parte de Jung que me gusta es precisamente aquella que pone un contrapunto a los puntos freudianos que no terminan de convencerme (aunque dejo esto para tal vez hacer un post que tengo en mente y que es lo que en realidad me llevó a leer sobre el tema ultimamente).

    En realidad creo que la crítica antisemita es un arma arrojadiza de la escuela freudiana actual y no tengo noticias de que sean los judíos serios hoy en día critiquen a Jung, lo cual quiere decir bastante de la controversia. Otra cosa es que, en su día, un judío concreto llamado Freud recurriese a ello de forma infundada, pero para evidenciarlo ponía el post. Insisto, (y creo que coincidimos al menos en esto), no creo que Jung fuese antisemita. Estaba por encima de esas consideraciones a mi entender.

    ResponderEliminar
  8. [y acabo]

    Lo que no quita que en medio de la "tormenta" nazionalsocialista a Jung en algún momento se le pudiese soltar un poco la pinza y le tocara las palmas a tal o cual prima donna del escenario totalitario europeo, como a cualquier hijo de vecino se nos podría escapar algún "desliz" en medio del "blitzkrieg" que tenían montado. Es mi postura personal el preferir dar más peso a sus otras actitudes en contra del nazismo que forman un conjunto mucho mayor y más coherente (más aún después de leer el aporte que me ha hecho sobre el misterioso agente secreto 488) y mucho más a sus aportaciones terapéuticas que a sus posibles deslices debidos a algún arrebato puntual en medio del fragor multitudinario.

    ResponderEliminar
  9. En el fondo estamos de acuerdo. No se fíe mucho del enlace, porque exagera un poco, me he ido al otro extremo enlazando a un projungiano. En otras partes he visto que su ayuda a los aliados no empieza hasta el 39. Sería cuestión de leer el capítulo de marras de la biografía.

    Creo que el problema es lo que dice de la neutralidad suiza. El hablaba de orígenes judíos del psicoanálisis de Freud (y es cierto que hay conexiones con la cábala) en un plano académico. El problema era el momento, en medio de un brote brutal de antisemitismo. Lo mismo con los comentarios sobre los arios.

    Supongo que el mosqueo de Freud, las acusaciones de antisemitismo, eran debidas a el clima que había a su alrededor. Rodeado de antisemitas, empezó a pensar que todo el mundo era antisemita. Tiene que joder bastante que un colega publique en un periódico que contiene llamamientos a quemar todos tus libros por ser un judío miserable. Probablemente fue eso lo que cegó a Freud, la neutralidad de Jung.

    Por supuesto que sus contribuciones a la psicología no deben quedar empañadas por esto, pero como siempre, acabamos aprendiendo algo con estas polémicas.

    En todo caso mi intención era ayudar a ponerle un contexto a la cita. Desde el punto de vista académico, en el contexto de una disputa, es admisible. Desde el punto de vista histórico, teniendo en cuenta que ya había comenzado la persecución de los judíos en Alemania, que la política de limpieza de sangre ya estaba en marcha, me parece una irresponsabilidad por su parte.

    ResponderEliminar

Buscar en este blog

LO YA DICHO

Mi otro yo

El cajón de mis frikeces: qrol

MEV

Pliego de descargo

Todo lo que publico en este blog son, o bien reflexiones personales, o bien material pescado en interné y previamente publicado por otros, en cuyo caso pongo enlace o cito fuente si esto es posible. Algunas imágenes que no se especifique su origen son enlaces directos, por lo que se puede acceder al mismo simplemente pinchando en ellas.
Si alguien quiere usar algo, pues que se sirva y siga a su manera las mismas buenas costumbres de la casa.